Prudencia

Un grupo de amigos conducían a alta velocidad por la autopista. Cuando llegaron a un semáforo miraron con cara desafiante a otro conductor como retándolo a un duelo. El otro que también era amante de la velocidad exclamó:

— No puedo muchachos voy con Prudencia!

Al escuchar esto Prudencia abrió la puerta del carro se bajó cerrándola con fuerza y le dijo:

—Listo, ahora ya no soy un problema.

Y se quedó observando, parada en el semáforo, como los autos se hacían pedazos en la siguiente esquina.

Gabriela Motta.

20/11/19

Montevideo

Sígueme en:

Facebook: https://www.facebook.com/CuentosCortos.co/

Instagram: https://www.instagram.com/cuentoscortos.co/?hl=es-la

 

 

Escribir me permite soltar el pasado, vivir el presente y esperar libremente el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *