Muñecas

Muñecas

Hacía ya algún tiempo que aquellas viejas muñecas habían dejado de ser un decorado para convertirse en sus pequeñas hijas. Una noche exasperada, Sara su verdadera hija, me golpeó la puerta pidiendo que las escondiera porque era insoportable ver a su mamá hablarles como si estuviesen vivas. Acepté con un poco de desconfianza, no sabía cómo reaccionaría su madre, pero no le podía decir que no a tan desesperado pedido de auxilio. Por las dudas, las dejé en el corredor de casa. Quería evitar que fueran vistas, en algún descuido, por Walconda y viniera a reclamar a sus hijas, o lo que es peor, acusar de secuestro. Aquellas muñecas parecían salidas de un cuento de terror, habían sido de Sara cuando era niña y aunque, no les sabría decir con exactitud su edad, andaba en torno a los setenta años.Tenían unos ojos de vidrios que generaba la sensación de que te seguían con la mirada, no pude con su fantasmal presencia y cerré la puerta de mi dormitorio. Con el paso de los días se las devolví a Sara, con la excusa de que me ocupaban espacio. Ella, más tranquila, me contó que las iba a volver a esconder, pero ahora en su casa, porque su madre al no poder verlas había recuperado su sano juicio. Sin embargo, una mañana mientras me preparaba para desayunar, Walconda me tocó la puerta con una jarra en la mano, toda despeinada y casi llorando me imploró que le diera un poco de leche para sus niñas que tenían hambre. Tomé la jarra la llené de leche y se la devolví. No comente el episodio con Sara, porque no quería verme involucrada, nuevamente, pero era evidente que aquellas muñecas tenían en su mirada el poder de conectar con la locura.

Gabriela Motta.

Montevideo

09/06/20

Sígueme también en :

Facebook: https://www.facebook.com/CuentosCortos.co/

Instagram: https://www.instagram.com/cuentoscortos.co/?hl=es-la

Escribir me permite soltar el pasado, vivir el presente y esperar libremente el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *