Entre líneas

Buscándome te encontré en el camino,
me ayudaste a descubrir la salida.
Al unir nuestras fuerzas comprendimos 
que no era tan ardua la subida.
De apoco y con mucho esfuerzo
se fusionaron nuestros destinos.

Odie sentirme tan débil,
mi vida solo a mí me pertenecía,
tener que compartirla con otro,
me obligaba anclarme en tierra desconocida.

Durante un tiempo muy largo
me negué a compartir mi existencia contigo.
Por meses analice mi inconsciente
tratando de encontrar alguna vieja herida
que me permitiera justificar
el no querer aferrarme en esta vida.
Pero, aunque remara muy lejos, siempre,
siempre terminaba en tu orilla.

Amor es esto que siento,
te dije llorando un día.
Tú soltaste los remos y anclaste
en ese momento nuestras vidas.
No sé si es esto lo que quiero
te dije mientras pisaba la orilla,
tú me miraste a los ojos
y sonriendo murmuraste:
solo dime que sí
y cambiaremos el rumbo querida.

Gabriela Motta.

Sugerencia de lectura: http://cuentoscortos.co/el-vuelo/amp




Disfruto de escribir porque me permite expandir mi imaginación haciéndome sentir libre.