Llega no sé de dónde, viaja por la vida despreocupada, es dueña de su destino y no puede ser por nadie interpelada. Vive libre en los intelectos, encendiéndose por las madrugadas elocuente y persuasiva cuál musa poco compasiva. 

Iluminando con su luz a muchas pequeñas almas que repletas de jolgorio y poseídas por sus palabras se dejan embriagar por su aliento que convierte su fervor en hermosas, suaves y creativas palabras. 

Almas que no serian las mismas sin su  presencia cercana. 

Almas que de júbilo gozarían si te quedarás por siempre en sus pensamientos listas para inmortalizarte en cada uno de sus versos. Resonante te aproximas y con un soplo las fascinas para luego volar muy alto dejándolas desposeídas.  

Es por eso inspiración que mi único anhelo es que vengas junto a mí con cada luna llena, yo en cambio te prometo estar con mi pluma afinada para dejarte entrar en mi ser que brillará con tu llegada.  

Gabriela Motta 

09/01/2018 

Bella Unión. 

Fotografía: Gabriela Motta.

Más lecturas: Amor




Disfruto de escribir porque me permite expandir mi imaginación haciéndome sentir libre.