Velero

Contemplo el mar y veo 

un bello y blanco velero 

al observarlo me elevo y 

con mi alma lo envuelvo. 

 

Son tantas sus similitudes 

que de emoción me estremezco,  

porque al igual que mi alma 

se desdobla con el viento. 

 

Volando sin dirección 

sin tiempo, sin prisa  

sin morada y sin remordimientos. 

Dejándose guiar solo por 

la fuerza de los vientos. 

 

Alma mía tan inmensa 

que posees tanta experiencia 

oculta en tus muchas vidas 

que yo aún no me doy cuenta. 

 

Cuantos viajes recorridos 

cuantas épocas y cuantos  

océanos, envuelta en tantos 

planos incomprendidos 

por mi intelecto. 

 

Tú luchas por sobrevivir 

a la inmensidad del tiempo 

como el velero al mar 

que lo envuelve sacudiéndolo. 

 

Tú navegas por el cosmos 

aprendiendo con los ciclos. 

Y el velero por los mares 

aprendiendo de los vientos. 

 

Texto y Fotografía: Gabriela Motta

19/07/18

Montevideo

 

Lectura sugerida: Fachadas




Disfruto de escribir porque me permite expandir mi imaginación haciéndome sentir libre.