Tierra a Vista

¡Tierra a vista exclamó!
Y ese día nuestra suerte cambio.
Descubrimos que habíamos sido descubiertos, 
pero sin preguntarnos si queríamos ser encontrados.
 
Al despuntar el alba nos avivaron
que éramos salvajes, desnudos y sin modales adecuados.
Pecadores de religión politeísta,
adorando dioses paganos.

Nos descubrieron y debimos aceptarlo.
Deshacernos de nuestros orígenes,
pasar a ser civilizados, debimos dejar de andar desnudos 
y pedir perdón por nuestro actuar inapropiado.

Pobres ingenuos lo que pensaron
que podrían no estar de su lado.
A fuerza de ballestas y espadas fueron muertos y masacrados,  
en el mejor de los casos los vendieron como esclavos.

No había lugar para salvajes, animales no domesticados, 
que poseían riquezas en un suelo poco explotado,  
viviendo en armonía con la naturaleza,  
sin dios y el rey de su lado.
 
Aprendimos a sobrevivir y nos adaptamos,  
desgarraron nuestras creencias y nos resignamos  
a aceptar que estábamos equivocados,  
aprendimos a obedecer y leer la biblia como buen cristiano.
 
Años después escribiendo sobre lo pasado,  
debo decirles que no los aplaudiré por habernos colonizado,  
no tuvimos escape,
fuimos acorralados.
 
Éramos diferentes, debimos ser respetados.
Pero es ingenuo pensar que los descubridores eran los malvados,  
fueron hijos de su tiempo 
y por sus líderes usados.
 
Aprendamos de la historia y dejemos de repetir el pasado.
Cambiemos el paradigma de dominar lo que nos es extraño.  
Cambiemos nuestras mentes  
para ser mejores seres humanos.

Gabriela Motta.
13/10/217

 

Otra lectura sugerida: Fachadas




Disfruto de escribir porque me permite expandir mi imaginación haciéndome sentir libre.